Guillem Tenas Subirana

¿Qué significa comunicar?

El verbo comunicar proviene del latín communicare que, a su vez, viene de comunis, que significa común. Su prefijo com- (así como co-, o con-) indica unión o colaboración. Algunas palabras con el mismo prefijo son cooperar, comunión, comunidad, compartir o confidente.
El significado de origen de la palabra se ha desdibujado. A día de hoy, son diversos los significados que le asociamos. Nuestro propósito aquí es explicar qué entendemos por comunicar. Es necesaria, en primer lugar, una aclaración fundamental; distinguiendo entre el uso deformado de la palabra que nos remite a la transmisión y el significado esencial del acto comunicativo, el cuál posibilita el entendimiento humano.
Muchas veces, el verbo comunicar se utiliza sin que la acción implique reciprocidad: “El presidente de la nación comunicará esta noche las medidas de su gabinete”, “alumnos, les comunicamos que el próximo viernes no habrá clase”, o “señor Fernández, le comunico que ha sido ascendido a director de la sección”. Tampoco en el caso de los medios masivos de comunicación se espera habitualmente una respuesta por parte del oyente o espectador. En todos estos casos, la acción sucede en una forma extensiva y en un sentido unidireccional. Extender es el concepto que utiliza Paulo Freire en la “Pedagogía del Oprimido” (1973) para referirse a esta falsa comunicación que es falsa porque no hay intercambio de mensajes: el contenido del mensaje se transmite de una parte a otra, siendo solo una de las partes la que emite y actúa, mientras que la otra recibe, pasiva.
La naturaleza de la extensión, establece una relación de jerarquía entre las partes ya que sólo una de ellas tiene el poder de la palabra. La extensión sirve para informar o para ordenar pero no es posible el entendimiento humano en el marco de una acción sin intercambio. La práctica de la extensión es una costumbre arraigada en nuestras sociedades: sucede entre el capataz y el peón, entre el noticiero y el espectador, entre el político y el ciudadano, y hasta entre el maestro y el alumno. Institucionalmente, esta misma lógica es la que se ha utilizado a la hora de implementar políticas educativas: los planes de estudios son transmitidos al profesorado sin que se espere de ellos una opinión, sino que más bien extiendan el contenido del plan hasta los alumnos.
A pesar del uso habitual del verbo comunicar en el sentido expuesto; en realidad, la comunicación no es posible si no hay intercambio. Pues precisamente, la esencia de comunicarse es el intercambio. Así: “El puente comunica los dos lados del lago”, o “qué buena comunicación hay entre la tripleta delantera, los jugadores se entienden de maravilla”. En estos casos, el uso de comunicar remite a su origen etimológico. La acción es ahora bidireccional, no jerárquica. Es recíproca y colectiva. Todas ellas son condiciones que caracterizan el acto comunicativo.
La comunicación, que permite el entendimiento humano y por consiguiente el pensamiento es fundamentalmente un acto social. Señala Freire:

El sujeto pensante no puede pensar solo: no puede pensar sin la coparticipación de otros sujetos, en el acto de pensar, sobre el objeto. No hay un pienso, sino un pensamos. Es el pensamos que establece el pienso, y no al contrario. […] Esta coparticipación de los sujetos, en el acto de pensar, se da en la comunicación. El objeto, por esto mismo, no es la incidencia final del pensamiento de un sujeto, sino el mediatizador de la comunicación (Freire, 1973, pp. 74-75).

Desde una argumentación lógica, Freire niega la existencia de comunicación en la forma extensiva que hemos descrito. No obstante, el acto de extender sí tiene una consecuencia importante, que es el de transformar al sujeto receptor en objeto del emisor:

De ahí que, como contenido de la comunicación, no puede ser comunicado de un sujeto a otro. […] Si el sujeto A no puede tener en el objeto, el término de su pensamiento, sino que éste es la mediación entre él y B, en comunicación, no puede igualmente transformar al sujeto B en incidencia depositaria del contenido del objeto, sobre el cual piensa. Si así fuese –y cuando es así– no habría, ni hay comunicación. Simplemente, un sujeto estaría (o está) transformando al otro, en paciente de sus comunicados  (Freire, 1973, p. 75).

La comunicación no existe en una relación jerárquica porque en esa relación se niega la expresión a un sujeto que se transforma en objeto de los mensajes de otro. En cambio, la comunicación solo puede suceder cuando ambos sujetos intercambian la palabra, expresándose sobre un objeto comunicativo –contenido de la comunicación–, que es el medio sobre el que se intercambia la palabra y se piensa.
Asumirse –ya sea consciente o inconscientemente– en uno u otro de los significados estructura nuestras representaciones y prácticas sobre el mundo social. En la política, la extensión es propia de lógicas autoritarias, mientras que la comunicación es el camino a la democracia. En el desarrollo de políticas, la extensión implementa del centro a la periferia y de arriba hacia abajo, mientras que la comunicación abre la participación a los actores locales. Nótese finalmente que comunicación y comunidad son palabras formadas con un mismo prefijo, por lo tanto, la comunicación comunitaria solo existe cuando se respeta el origen etimológico del verbo.

¿Qué es la comunicación para el cambio social?

La comunicación para el cambio social es la perspectiva que se preocupa por desplegar la participación y el diálogo en el ámbito de las comunidades rurales:

Pensamos que no hay comunicación sin diálogo, sin diálogo horizontal; un diálogo que respeta la tradición, la cultura, y que respeta las voces de los que no tienen voz; ese nos parece un tema fundamental. El otro tema fundamental es la participación (Gumucio, 2009, p. 282).

Gumucio se refiere a los que no tienen voz, de la misma manera que Paulo Freire se refiere el sujeto que se transforma en objeto en el acto extensivo. Asimismo, mientras que la comunicación implica la expresión de las personas o de los grupos de personas la comunicación para el cambio social advierte, además, que las comunidades deben ser  partícipes de los procesos de toma de decisiones. De esta manera, la comunicación para el cambio social es comunicación porque la comunidad es expresión, y lo es para el cambio social porque tiene un impacto positivo sobre la vida de las comunidades (Bessette, 1996; Fals-Borda, 1987; Saik, 1996). Sin embargo, la participación comunitaria en la interculturalización de las escuelas mexicanas requiere de un cambio sistémico porque los pueblos originarios han sido, históricamente, objeto de la política institucional. La inclusión de la voz de los diversos grupos choca con determinadas tradiciones y estructuras de poder, porque significa dejar de ser objeto de ellas.
Es objetivo decir que la implementación vertical de las políticas no ha sido efectiva para superar las situaciones de desigualdad y discriminación después de años y años de fracasos. Hace casi 40 años, De Zutter ya planteaba: “¿Por qué fracasan tantos proyectos y esfuerzos de desarrollo local? Porque nunca existe verdadero diálogo entre los responsables y ejecutores de los proyectos por un lado y por otra parte los campesinos, supuestos beneficiarios” (De Zutter, 1980, p. 343). A su vez, Alfonso Gumucio, analiza el fracaso de numerosos proyectos de cooperación internacional en los siguientes términos:

Demasiados proyectos fracasaron debido a la verticalidad de su planificación e implementación y gran parte de los fondos canalizados hacia los países en desarrollo no llegaron nunca a los supuestos beneficiarios hasta que las instituciones de financiamiento comprendieron que estaban haciendo algo mal. Si tan sólo hubieran involucrado desde un principio a los beneficiarios… (Gumucio, 2009, p. 10).

Así pues, en contextos rurales y comunitarios, la comunicación debe focalizar sus esfuerzos en potenciar la expresión de aquellos que no tienen voz para que se expresen reflexivamente. Bordenave (1996) argumenta que el diálogo comunitario tiene una serie de consecuencias positivas para la comunidad:

  • Ayuda al diagnóstico participativo de las situaciones-problema y a la presentación de los problemas identificados en la comunidad (1).
  • Estimula la reflexión comunitaria y la priorización de los problemas (2).
  • Favorece el intercambio de ideas entre comunidades distantes (3).
  • Apoya la organización de la comunidad para la solución de problemas (4).

Referencias:

Bessette, G. (1996). La comunicación participativa para el desarrollo. En Gumucio, A. y Tufte, T. (coords.) (2008). Antología de la Comunicación para el Cambio Social. La Paz, Bolivia: Plural Editores

De Zutter, P. (1980). Incomunicación y fracasos. En Gumucio, A. y Tufte, T. (coords.) (2008). Antología de la Comunicación para el Cambio Social. La Paz, Bolivia: Plural Editores

Gumucio, A. (coord.) (2001) Haciendo olas: Historias de comunicación participativa para el cambio social. La Paz, Bolívia: Plural Editores

Saik, C. (1996). El pueblo al mando. En Gumucio, A. y Tufte, T. (coords.) (2008), Antología de la Comunicación para el Cambio Social. La Paz, Bolivia: Plural Editores

Guillem Tenas Subirana es un sociólogo catalán licenciado en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y Maestro en Investigación Educativa por la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY). Tiene un vínculo muy fuerte con México. Estudió en la Universidad de Guadalajara en un intercambio académico, colaboró con la sede de ACNUR en Tapachula (Chiapas) y forma parte de la junta directiva del Casal Català de la Península de Yucatán, en Mérida. Está especializado en la comunicación educativa y comunitaria y el desarrollo y diseño de currículums educativos pertinentes y adaptados a las necesidades de los alumnos y alumnas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s